Hora de empezar un nuevo año...hora de hacer esfuerzos...


Normalmente la gente suele desear que tengamos un "año bueno", que las situaciones externas a las que nos enfrentemos en éste nuevo año sean todas positivas, fáciles y agradables.

Hemos tenido años así a lo largo de nuestras vidas, de descanso, de calma y también años con dificultades que muchos de nosotros hemos tenido que superar, haciendo cambios, reinventándonos a nosotros mismos, dejando todo y empezando de nuevo...

Si hacemos un recuento sincero y honesto los años "malos" nos han hecho crecer, madurar, afrontar, pasar por encima de muchos miedos, falsas creencias, costumbres y después de superarlos, si miramos atrás nos hemos dado cuenta de una fuerza, valor y poder, que tal vez antes de afrontar todo eso, no hubiéramos creído que seríamos capaces.

Realmente no estamos aquí para trabajar, ganar dinero, comprar cosas, vestirnos a la moda y ser "normales" teniendo vidas "normales y placenteras" bajo el modelo que la sociedad o los medios nos imponen.

Y si esa es nuestra realidad, o sea si esa es nuestra creencia, pues si que desearíamos tener años fáciles "que no me saquen de mi rutina, que no se muera nadie, que no me despidan, que no me divorcie nunca, que todo siga igual, que no haya nada que me haga esforzarme o cambiar, que descubran medicinas que puedan curar cualquier enfermedad y quitarme cualquier dolor sin que yo tenga que interesarme ni siquiera en porqué me he enfermado..."

Pero estamos aquí para aprender y superarnos a nosotros mismos y a nuestros antepasados... aparte de superar nuestros propios traumas, miedos y pruebas, todo lo que en nuestro árbol genealógico no se ha saneado en generaciones anteriores, se le repetirá a los miembros actuales, por eso muchas veces no tenemos ni idea de porque nos pasa lo que nos pasa.

Afortunadamente ésta generación cuenta con miles de herramientas para superar sus propios traumas y los traumas sin resolver de sus padres, abuelos, bisabuelos...

Así empiezan a aparecer terapeutas y terapias por todos lados, no todo es para todos, pero por la ley de atracción, cada uno se siente atraido o le resuena lo que a esa persona le puede servir.

Lo que pasa es que todavía tenemos la creencia de que si "vamos tirando" no necesitamos ayuda, o quizás consideramos que pagar un terapeuta es un gasto extra e innecesario.

Así que aunque haya tanta oferta y herramientas para que todos puedan estar mejor e ir sanando su historia y a su árbol, todavía no hay una gran cultura de pedir ayuda para sanar emociones, patrones, bloqueos o en el caso más extremo enfermedades, ya que la mayoría de las enfermedades por no asegurar que todas, tienen en su origen uno o varios traumas sin resolver.

Así que si quieres ser la mejor versión de ti mismo/a que puedas llegar a ser y no te conformas con "ir tirando" sino que quieres cumplir tus sueños, poder relacionarte de manera sana con tus seres queridos, y vivir tranquilo/a y en paz, sin exigencias, ni culpas, ni rechazar tu realidad, aprovecha este comienzo de año para hacer el esfuerzo de elegir un terapeuta que te resuene e inspire confianza, y luego apuesta por ti, dedica el tiempo, el dinero y el esfuerzo de ir poco a poco sanándote y conociéndote a ti mismo/a, te lo mereces y es prioridad, si tu estás bien, independientemente de lo que te tenga preparado el 2017, ya sea un año "bueno" o uno "malo" lo podrás afrontar con valentía, paz y calma y poco a poco serás consciente del gran poder que hay en ti!


Sin comentarios